Saltar al contenido

Puertos Grises, el último asentamiento élfico en la costa

Terreno costero
“La vida es como una playa real” si te llamas Steve Cumiskey o Adi Wood. Después de encargarse de las armas de las razas en La Historia del Bien y el Mal, Steve y Adi han estado muy ocupados construyendo escenografía costera. A continuación, Steve nos revela cómo crear una duna perfecta para que puedas librar tus propias incursiones costeras.

Steve: Desde hace un año, los dos hemos estado organizando nuestros ejércitos del Señor de los Anillos y hemos construido una buena selección de elementos de escenografía para ambos bandos. Después, nos hemos ayudado mutuamente a completar los ejércitos de cada uno y hemos tenido tiempo de pensar en formas más inusuales desde las que enfocar nuestras partidas.

Hemos construido un castillo para las partidas de asedio, así que nos pareció una idea excelente añadir un nuevo escenario a nuestra colección de escenografía. Cuando probamos las nuevas reglas para las incursiones costeras, nos pareció natural construir una línea costera donde jugar. En realidad, no queríamos construir un tablero completo para librar nuestras partidas de incursiones costeras porque la mitad del tablero hubiera tenido que representar el mar, dificultando su uso para otras partidas, así que decidimos construir tan solo una sección de mar y de costa que encajase con nuestro tablero.

Planificación

Una vez resuelto que construiríamos una línea costera, teníamos qué decidir la forma que iba a tener. Un muelle parecía la opción lógica, pero nos dimos cuenta de que tendríamos que pintar el tablero de color piedra y construir bastantes edificios. Nuestro tablero lo modelamos para que pareciera cubierto de hierba y solo teníamos algunos edificios. Al final pensamos que sería mejor construir una playa.

Si observas el mapa del escenario, queda patente que necesitábamos un tablero plano que cubriese la mitad de nuestro antiguo tablero. Esta opción presentaba el inconveniente de que el nivel del mar quedaría ligeramente más alto que el de tierra (a simple vista resultaría raro a menos que lo camuflásemos de alguna forma). Afortunadamente, solo tuvimos que recurrir al método usado normalmente para construir ríos en los tableros de juego: construir la orilla alrededor de los bordes para que la diferencia de nivel no resultase tan obvia.

Esta idea parecía una solución aceptable a nuestro problema. Así que decidimos incluir una fila de dunas que nos sirvieran como zona de orilla más alta y cortaríamos el borde del tablero de forma irregular para que nos ayudase a suavizar la transición de un tablero a otro.

Construcción del tablero
Advertencia de seguridad: Ten cuidado al usar el cúter y procura cortar siempre en sentido contrario a tu cuerpo.

Herramientas y materiales

1 tablero de madera de chapa o un tablero de fibra de densidad media
Césped electroestático
Liquen
Poliestireno
Corteza de corcho

Tapaporos
Arena y gravilla de modelismo
Cola para madera
Cúter o cuchillo afilado/li>
Sierra
Papel de lija

Primero delimitamos el borde irregular de nuestro tablero.

Una vez delimitado el borde, usamos una sierra para cortarlo dándole la forma deseada. Para asegurarnos de que el borde del tablero encajase adecuadamente con el de nuestro tablero de juego, redondeamos el borde con la ayuda de un cuchillo.

A continuación, cortamos los bloques de poliestireno que utilizamos como dunas.

Después, tallamos la forma de las dunas en el bloque de poliestireno. Cuando acabamos la estructura básica, usamos una lija para suavizar el contorno de las dunas.

Para que las dunas no resultasen demasiado planas, les pegamos trozos de corteza de corcho, arena y gravilla que simularían rocas de varios tamaños.

Para acabar la construcción, usamos tapaporos para simular las olas y para rellenar los huecos de las dunas y las rocas.

Cómo pintar el tablero
Playa

Mar
Cuando el mar esté acabado, empezamos por pintar las dunas aplicando una capa base de Marrón Bestial.

Primero, aplicamos una capa base de Negro Caos a la superficie y, a continuación, aplicamos una capa de Verde Ángeles Oscuros.
A continuación, aplicamos un pincel seco de Marrón Cuero a la arena.

Cuando la capa de Verde Ángeles Oscuros se haya secado, aplicamos una nueva capa de Verde Escamoso.
Después, aplicamos otro pincel seco a la arena con Marrón Vómito.

Después aplicamos una capa de Azul Ultramarine a la zona de agua más próxima a la orilla.
Una capa de Hueso Deslucido nos ayudará a iluminar el color.

Una vez completado el color básico del mar, pintamos las crestas de las olas con Blanco Cráneo.
Para romper una poco con el color amarillo de la arena, aplicamos un pincel seco de Verde Catachán a pequeños parches.

Por último, para que la superficie del mar ofrezca un aspecto mojado, aplicamos una capa de barniz brillante.
Completamos el pintado de la orilla añadiendo parches de césped electroestático y puñados de liquen a las dunas para que encajen adecuadamente con el resto del tablero.