Saltar al contenido

Unicornios

Cuando hablamos de unicornios estamos hablamos de una de las criaturas mitológicas más populares de la historia, que aún conserva una vigencia muy importante. ¡Déjate cautivar por este fascinante animal!

unicornios unicornio

El unicornio un ser mitológico

Este animal fue el protagonista de cientos de cuentos y leyendas, así como también ha sido representado en diversas intervenciones artísticas, como cuadros y películas. Sin dudas, su simbología y valor cultural se ha ido resignificando con el correr de los años.

A lo largo de la historia, el unicornio se ha representado de dos maneras en Europa. En los primeros tiempos era una figura similar a la de un caballo blanco, pero con patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en la frente. 

En cambio, en las figuras modernas es idéntico a un caballo con la única diferenciación del reconocido cuerno en la frente.

La vigencia de esta criatura mitológica se debe, principalmente, a la naturaleza de su belleza y a la ternura que provoca su figura, que han sido los principales motivos de sus constantes representaciones históricas, como así también del éxito de las ventas de productos inspirados en este animal.

Origen del unicornio

Como sucede habitualmente con las leyendas mitológicas, sus orígenes son motivo de diversas polémicas. En el caso del unicornio, las versiones más firmes indican que las primeras apariciones de estas criaturas fueron en la India, durante el Siglo V antes de Cristo.

Aquellas versiones fueron sostenidas por diversas exploraciones griegas y romanas, que sostenían haber visto un caballo con un cuerno en la frente, detalle que les llamó poderosamente la atención. 

Las primeras aproximaciones hablaban de un animal silvestre, con el cuerpo blanco, la cabeza púrpura y ojos color azul intenso.

Otros exploradores de aquellos tiempos lo describieron como un animal con barba de chivo, patas de antílope y cola de jabalí, además del ya característico cuerno en la frente. He aquí el surgimiento del contrapunto entre ambas figuras.

A partir de ahí, comenzaron a propagarse las primeras historias sobre los unicornios, que eran los protagonistas absolutos de conversaciones hasta bien entrada la madrugada. 

La pasión por estas criaturas era tan grande que, siglos más tarde, varios nobles de la Edad Media mandaron cazadores a la India para atrapar unicornios

Aquellas primeras descripciones sobre esta leyenda mitológica ponían énfasis en su comportamiento. 

Sostenían que la criatura era solitaria, muy difícil de ver y reacia a todo tipo de contacto con animales y seres humanos, lo que lo convertía en una presa muy difícil de cazar. Por eso la obsesión de aquellos nobles por atraparlo.

Con el pasar de los años, la imagen del unicornio con barba de chivo y patas de antílope fue quedando atrás y adquirió más popularidad en diferentes representaciones la figura similar a la de un caballo blanco con el cuerno en la frente

Características unicornios

Más allá de las dos formas más icónicas con las que se representó a este animal mitológico, mucho hincapié se hizo también en la personalidad, costumbres y atributos de los unicornios.

En este sentido, el cuerno es la característica del cuerpo más popular y remarcada a lo largo de la historia de esta leyenda mitológica, a la que se le han ido sumando diferentes particularidades.

Uno de los principales atributos del cuerno es que tiene la capacidad de sanar cualquier enfermedad en el cuerpo con sólo tocar esa zona del unicornio. A su vez, tiene la virtud de detectar y ser el antídoto perfecto para diferentes tipos de venenos.

Por tener poderes mágicos y sanadores, el cuerno fue la principal causa de las persecuciones hacia los unicornios durante la Edad Media, cuando los nobles enviaban cazadores para buscarlos y cazarlos.

Además, en muchas historias y representaciones, gracias al cuerno, el unicornio tiene resistencia a la magia, lo que lo hace inmune a potenciales hechizos de enemigos.

En otro orden, la criatura mitológica posee una personalidad solitaria, por lo que viven apartados de los otros animales y, por supuesto, de los seres humanos también. El cuerno lo mantiene todo el tiempo en alerta ante la aparición de posibles enemigos.

A su vez, el unicornio siempre ha tenido un aspecto de caballo de color blanco y joven, lo que lo hace una criatura ágil y extremadamente veloz.

Pero más allá de ser una criatura ágil y veloz, la principal razón por el que el unicornio es una criatura difícil de capturar es su inteligencia, de la que históricamente han sostenido que es similar a la de un ser humano.  

Se cree que esta leyenda mitológica puede vivir hasta mil años, e incluso algunos lo han representado como un animal inmortal y que, gracias al cuerno, siempre se mantiene joven y activo.

En lo que respecta a su hábitat, siempre se los asoció a bosques mágicos, en donde explora y explota todas sus habilidades. 

Además, son zonas en las que, tanto a los seres humanos como al resto de los animales, les es muy complicado arrimarse.

Por último, los unicornios se alimentan de frutos y granos maduros, así como también de las hojas de los árboles. Y beben agua de cascadas, puesto que jamás inclinan la cabeza para no dañar a su cuerno.

El anhelo por el cuerno

Las propiedades sanadoras y mágicas del cuerno del unicornio lo convirtieron en la parte más deseada de este animal mitológico.

Durante la Edad Media, cuando diversos exploradores sostenían haberlo visto en la región de la India, varios nobles enviaron cazadores y les prometieron una importante suma de dinero en caso de atrapar a la criatura.

Y en este sentido, el cuerno era el bien más preciado debido a las propiedades que poseía y cuyas características se habían expandido en todo el territorio, gracias a la popularidad que el unicornio había obtenido.

La razón por la cual se convirtió en una obsesión para los nobles era, principalmente, que funcionaba como antídoto para los diversos venenos, muy presentes en aquellos tiempos.

Durante el Romanticismo, a finales del Siglo XVIII, aparecieron en el mercado diversos cuernos que emulaban al del unicornio que eran colocados en altares especiales de reyes y emperadores como una manera de espantar y neutralizar enfermedades graves. En otras palabras, como un amuleto de la suerte.

En la actualidad, hay personas que continúan con este tipo de rituales como una manera de pedir salud o saneamiento para alguna lesión o enfermedad, como así también para prevenir la aparición de diferentes venenos o infecciones.   

La simbología del cuerno es tan grande e importante porque la leyenda del unicornio realza esta parte del cuerpo en varias oportunidades.

Una de las características más conocidas sostiene que el cuerno tiene la peculiaridad de detectar un peligro o amenaza gracias a que puede aumentar su brillo, por lo que se lo considera una especie de sexto sentido para la criatura.

A su vez, en muchos relatos e intervenciones artísticas, se remarcó que el cuerno es el que determina la edad del unicornio

En este sentido, si está liso, el animal es muy joven. Caso contrario, si posee muchas arrugas, la criatura está en una edad avanzada.

Por último, en ocasiones se hizo hincapié en que en el interior del cuerno había riquezas y alimentos para quién lograra hacerse con uno de ellos, por eso durante aquellos primeros años el anhelo por conseguir esta zona del cuerpo era muy importante.

De todas maneras, en la mayoría de las historias, cuentos y leyendas que se han contado sobre los unicornios se remarca que, al cortarle el cuerno, el animal muere.     

Por todas estas propiedades enumeradas, el cuerno ha sido -y todavía es- la parte del cuerpo más importante de este animal mitológico. 

En el pasado, fue la causa de la gran obsesión por ver y capturar un unicornio. Y en la actualidad, cuando vemos a esta criatura en un dibujo, película u otra intervención artística, el cuerno es uno de los aspectos más resaltados por el artista.

Unicornio: símbolos y significados

Desde aquellas primeras representaciones de esta leyenda mitológica en el Siglo V A.C, los símbolos y significados del unicornio son múltiples. Por supuesto que, con el pasar de los años, esta figura se ha ido resignificando durante las diferentes épocas.  

Históricamente, la criatura está asociada a un animal íntegramente puro y noble, puesto que jamás se lo ha presentado como un ser malicioso.

En este sentido, el unicornio es un ser que posee lo mejor de la naturaleza en su personalidad. En primer lugar, es una criatura que no busca cazar ni disputar territorio con otras especies, sino que su modo de vida es tranquilo y pacífico. 

En gran parte de sus apariciones y representaciones, esta criatura mitológica aparece perseguida especialmente por los seres humanos, de los que puede escapar gracias a sus diferentes habilidades. 

Por esta razón, también el unicornio es visto como un símbolo de resistencia ante las injusticias cotidianas que se cometen hacia la naturaleza más pura y noble.

A esta leyenda mitológica históricamente se la ha relacionado a la belleza y la limpieza, puesto que su figura simboliza también encanto y pulcritud. 

Además, se representa al unicornio como un ser tierno, capaz de amar a todos por igual. Es el símbolo de pureza más extrema, capaz de endulzar hasta a aquellas personas más cerradas, a las que les cuesta una enormidad expresarse.

Hemos hablado ya de las propiedades mágicas y sanadoras del cuerno. Esta parte del animal mitológico también posee varios significados.

Por supuesto que la magia está simbolizada en el cuerno del unicornio, vista como la característica más importante de la criatura. 

La sanación también es la otra gran propiedad de la parte más popular de esta leyenda mitológica y es por eso que la figura del cuerno se ha utilizado-y todavía se sigue usando- como un símbolo de salud ante una lesión o enfermedad adversa en una persona.

Por la relación del unicornio con las doncellas vírgenes, el cuerno se ha convertido también en un emblema de la inocencia, la virginidad y el poder divino. En cambio, en los hombres simboliza la virilidad del hombre, representando energía, valor y entereza, entre otras características.   

No hay duda de que esta criatura mitológica ha impactado – y todavía lo sigue haciendo – a diferentes generaciones. Su característica de animal tierno, amoroso, natural y pacífico lo han llevado a ser muy querido, especialmente por los niños y adolescentes.

En este sentido, vale decir que ayudó muchísimo en su expansión la aparición en diversas obras de artes, series, películas y demás intervenciones artísticas que lo han hecho merecedor de una gran popularidad en todo el mundo.

Pero esta expansión no hubiese sido posible de no haber existido esas historias y leyendas que comenzaron miles de años atrás con aquellos aventureros que dijeron haberlo visto en la región que hoy comprende la India.

Es una larga y fascinante historia la del unicornio, y ello explica el porqué de tantos productos exitosos en el mercado, como peluches, series o películas, inflables para la pileta, golosinas y más.

El unicornio chino

Este animal mitológico tiene otros significados y simbologías diferentes en otras culturas del mundo, como es el caso de China, una de las que más importancia le ha dado al unicornio además de la europea.

En este sentido, en la cultura china el unicornio posee algunas características similares y otras diametralmente opuestas.

En esta región del planeta recibe el nombre de Qilin y es considerado uno de los cuatro animales de la suerte junto al Ave Fénix, la Tortuga y el Dragón.

Para los chinos, el animal mitológico representa grandeza espiritual, buena suerte y felicidad. Además, otorga fertilidad a las mujeres.

De la misma manera que en Occidente, los chinos definieron al unicornio como un animal solitario, pacífico y muy ágil. 

Pero a diferencia de Europa, en varias historias y leyendas los orientales sostienen que fueron utilizados por militares de alto rango, hace miles de años durante varias guerras.

Otra diferencia notoria respecto de la leyenda mitológica europea es su apariencia. Los chinos describen al unicornio como un animal que poseía tronco de venado, patas, pezuñas y cola de caballo, y que su piel era de cinco colores diferentes (roja, amarilla, azul, blanca y negra). Por supuesto, el cuerno formaba parte del animal.