Saltar al contenido

El Kraken de Moria, el Guardián del Agua

Después de inspirarse y guiarse por los fabulosos extras del DVD de la versión extendida de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, Dave Taylor se pasó horas enteras delante de su televisor con una gran imagen de la maqueta del Guardián congelada en la pantalla.

lotr el senor de los anillos kraken moria

Dave advirtió rápidamente, al empezar a construir el cuerpo de esa bestia temible, que sería mucho mejor construir primero el esqueleto. Esta carcasa, construida a base de tiras curvas de plasticard, proporcionó una estructura perfecta sobre la que ir añadiendo la textura.

Poco a poco y desde fuera hacia dentro, Dave fue creando la criatura empezando por el “pelo” que tiene entre los montículos de hueso y cartílago. Luego hizo la textura accidentada de dichos montículos. Debido al tamaño de la bestia, Dave tuvo que esculpirla en varias sesiones para que la masilla tuviera tiempo de secarse bien.

Después de añadir todas las capas, Dave dedicó un poco más de tiempo a la mandíbula repleta de dientes (los dientes se hicieron cortando trocitos de plasticard) y a los ojos, tratando de dotarlos de una gran malignidad.

Después de que se secara la última capa de masilla recortó la base de plasticard e imprimó toda la miniatura.

Los Tentáculos
Al ser mucho más fáciles de construir, empezaron siendo armazones de alambre de cobre retorcido. Dave añadió alrededor del alambre una forma inicial y, cuando se secó, añadió una capa lisa a la cara superior de los tentáculos. La textura a rayas de la cara inferior del tentáculo se creó presionando un pedazo de plasticard bien cortado contra la masilla verde casi seca.

Dave tenía muy claro desde el principio que quería crear un Frodo enrollado en lo alto de uno de los tentáculos. El Pippin tumbado (del blíster en el que aparecen Merry y Grishnákh) era perfecto para ello. Después de recortar un poco y de poner un poco más de masilla, el Portador del Anillo quedó listo para colgar de uno de los tentáculos.

Los armazones de alambre. La conversión de Frodo cuelga peligrosamente del tentáculo. La textura de la cara inferior de los tentáculos. El Frodo acabado atrapado por un tentáculo.
El paso final consistía en construir los dedos al final de los tentáculos, para lo cual usamos tiritas de masilla verde. Tras añadir un poco más de masilla para hacer las membranas, los tentáculos ya estuvieron preparados para ser pintados.

Tanto el Guardián como sus tentáculos se imprimaron de negro y luego se les aplicó un pincel seco de una mezcla de Negro Caos y Marrón Bubónico (70% del primero y 30% del segundo). Después se añadió Marrón Bubónico a la mezcla para dar un pincel seco final. A la cara inferior de los tentáculos y a las fauces del Guardián se les aplicó una capa base con la mezcla original de Negro Caos y Marrón Bubónico. Luego se le fueron aplicando capas de luces con un pincel húmedo añadiendo algunas gotas de Carne Enana y Carne Élfica a la mezcla.

El Guardián terminado de Dave aparece de las turbias aguas.